Inicio > Tuukulo'ob (Editorial) > LA LENGUA MAYA GRAVEMENTE EN PELIGRO DE ACUERDO AL MODELO DE VITALIDAD DE LAS LENGUAS DE LA UNESCO.

LA LENGUA MAYA GRAVEMENTE EN PELIGRO DE ACUERDO AL MODELO DE VITALIDAD DE LAS LENGUAS DE LA UNESCO.

No es una noticia, tampoco un informe, más bien es la crónica de una muerte anunciada que llegará a cabo si por una parte quienes se consideran mayas no le dan un vuelco al corazón y a la historia, y por otra, las autoridades no facilitan el camino de una verdadera revitalización; no hablemos de rescate, no hablemos de preservación, revitalización es la palabra, es darle vida en acción a una lengua que ha ido perdiendo espacios públicos y, relegada al ámbito doméstico puede llegar al terrible fin que apocalípticamente describo al inicio.

En 2003 la UNESCO publicó el documento “Vitalidad y peligro de desaparición de las lenguas” en el que bajo un modelo ampliamente estudiado por lingüistas, sociólogos y con base en experiencias de lenguas que estuvieron en grave situación de peligro y que resurgieron (como el Maorí o el hebreo) facilita el diagnóstico, o sitúa el grado de vitalidad o peligro que enfrenta una lengua; bajo este esquema la lengua maya, por increíble, fantasioso o morboso que suene, se encuentra en el nivel que ostenta el título: Gravemente en peligro, me explico:
De acuerdo al último censo del INEGI, el número de maya hablantes asciende a 786 113 cuando en 2000 este número era mayor con 800 291, un ligero descenso que estadísticamente nos dice poco, pero si leemos entre números, podemos llegar a conocer lo que silenciosamente sucede con la pérdida de la lengua maya peninsular. La nuevas generaciones no la van aprendiendo (y es que, ¿qué ganan con aprenderlo cuando no la pueden utilizar más allá de lo familiar?) está perdiendo espacios públicos sin encontrar nuevos usos (los medios de comunicación tienen algunos escasos 15 minutos en esta lengua porque discretamente, pareciera que no merece mayor tiempo) esta relegándose a ser una lengua de uso familiar y cuando una lengua pierde fuerza social, empieza el camino al fin.
Actualmente, no basta que una lengua haya sobrevivido miles de años, tampoco basta el número de hablantes que tiene cuando se enfrenta a un panorama en el que su uso va haciéndose menos importante, y no por el valor intrínseco de la lengua, sino por el predominio de otra, en este caso, de lenguas económicas como el español y el inglés. En estos tiempos ¿Puede un maya hablante desarrollarse de manera completa en su lengua, sin tener dificultades? Que amaneciendo pueda estudiar en maya, leer un periódico en su lengua, prender la televisión o la radio y poder tener una oferta programática en maya, ir al trabajo y en el camino hacer uso de las señalizaciones mayas, tener que hacer un trámite y estar seguro que donde vaya habrá personal que le atienda en lengua maya? ¿Es mucho pedir? ¿Es insensato? Exigir la garantía de lo anterior de ninguna manera puede considerarse capricho de un grupo social, mucho menos de un grupo étnico, es simplemente la exigencia de respetar un derecho humano, pues toda persona tiene derecho a vivir en su lengua y su cultura, y exigirle lo contrario a favor de otra lengua es simplemente falta de ética y de respeto a la diversidad en todas sus manifestaciones.
Hoy en día, puede leerse que las pérdidas de ecosistemas enteros va afectando la salud de nuestra madre la tierra, que la pérdida de especies va afectando el equilibrio natural que va afectando de la misma manera nuestra calidad de vida en todo aspecto, económico, social, cultural. De la misma manera, la pérdida de una lengua debe interesar en mayor medida a los hablantes, y, de igual forma a los no hablantes pues contrario a lo que pudiera parecer a quienes abogan por una lengua universal, la desaparición de la diversidad lingüística disminuye nuestra capacidad de comprender el entorno, pues cada lengua encierra en sí un cosmos, el entendimiento científico, social y espiritual del mundo que le rodea, cada lengua no es solamente un vehículo de comunicación, es el código genético con el cual podemos descifrar conocimientos de males y maravillas, las lenguas son todas iguales en valor, todas son importantes y cumplen funciones que sólo ellas pueden realizar en sus contextos.
La pérdida de la lengua maya entonces debe interesar sobre todo a nosotros, los mayas, quienes venimos de abuelas y abuelos que nos contaron cómo y en qué tiempo son las cosas, debe interesar a quienes respetamos a los montes y pedimos permiso para sembrar y quemar, quienes agradecemos la lluvia, quienes sabemos que la lengua nos da poder, nos da fuerza y que cada estructura de ella es un universo simbólico que debemos transmitir a quien desconoce, porque más allá de la maravilla mundial de Chichén, la lengua es nuestro bien más preciado, el tesoro que nos puede enseñar astronomía, biología, historia, filosofía y medicina.
También debe interesar a quienes no conocen de ese mundo pero son congruentes con la ética ecológica y humana, con quienes respetan la vida, porque la lengua es vida y nos da vida, y quienes saben que históricamente el maya fue la lengua de esta tierra, y que si querer derribar a otras, es justo darle su espacio y su lugar, porque el equilibrio genera bien tanto para quien recupera su valor, como para quien cede el poder que ha adquirido.
Al final, generando equilibrio, ganamos todos.
Hoy, es posible revertir la situación que analizando el modelo de la UNESCO ha diagnosticado un grave peligro de pérdida de nuestra lengua, pero, para que un pueblo pueda lograrlo primero tiene que tomar conciencia de que es necesario ser pueblo y querer se pueblo, aún estamos a tiempo, otras experiencias han demostrado que una lengua puede perderse en tres generaciones, o ganar espacios en las mismas
¿Qué harás tu gobernante o tu maya hablante, o tu ciudadano ético por ella?

Anuncios
  1. 16 mayo, 2011 en 4:56 +00:00May

    La lengua maya fue incluida en el Programa para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas 2009-2012 en la categoría de “Inició su extinción de manera acelerada”, por lo que esto que escribes aquí es una triste bola cantada varias veces.
    En nuestro país está más que probada la inutilidad del gobierno para hacer varias cosas, o porque no quiere hacerlas, o porque no sabe cómo hacer ni le interesa, o porque de plano no puede. Por ello, se requiere la acción civil efectiva de la sociedad, pero sin dejar de empujar al gobierno para obtener la aceptación de los avances que vaya logrando.
    En un gobierno de criollos como el de Yucatán (también de criollizados, pues no olvidemos al gobernador Luna Kan), los mayas siempre tendrán cabida como negocio (turismo, artesanías, gastronomía, pasado glorioso) y no como personas que están ahí por su condición de sujetos sociales e históricos en su territorio, y más que para ser usadas como servidumbre. De esta forma, la única vía de inclusión para los mayas parece ser el cambio de vestiduras, la opacidad de la lengua y la sumisión (a través de un sistema de competencias y méritos individuales), hasta que los llamen a escena para que actúen conforme el estereotipo de “lo maya” (habla, baila, actúa, etc.), que tristemente se confunde a menudo con “lo mestizo”.
    Todo esto corresponde a formas de enajenación labradas históricamente con los cinceles más delicados de la discriminación. Y es muy triste, muy pero muy triste, y da vergüenza ser yucateco, cualquier tipo de yucateco (incluso de la clase criolla) debido a que nos sentimos inermes ante esta actitud-molicie provocada por la clase dirigente, por la élite ventajosa que es la que monta las coreografías de lo maya para regocijo del mundo, pero que a la vez mantiene su pie sobre el rostro verdadero del maya.
    El problema maya, que afecta ahora la existencia de la cultura, el idioma y la propia supervivencia de este pueblo, es una asunto meramente político; pero pensar que por esto debe dejarse en manos del gobierno y las clases dirigentes es un error que históricamente ha mostrado su inutilidad, y más bien su gran desventaja. En contraparte, convocar al pueblo maya para que salve su cultura y su lengua, pero hacerlo dejando de lado ese aspecto político, es reproducir las mentiras y el estado de enajenación que nos han llevado a la situación actual, que es lo más cercano a morir en vida.
    Por este motivo, debemos buscar una vía alterna y trabajarla con el pueblo maya, obligando a involucrarse al gobierno, tanto para dar los recursos necesarios como para reconocer los avances.

  2. mariana kumul
    17 mayo, 2011 en 4:56 +00:00May

    la lengua maya así como la cultura misma están siendo seriamente amenazados hoy igual que hace mas de 500 años cuando inicio la conquista, la diferencia es que ahora no solo se pierde el lenguaje, también la identidad del hombre maya,se confunde ante la gama de posibilidades y roles que desempeña para subsistir en este mundo actual globalizado.existe la alternativa de conciliar el riesgo de la extinción pero el camino para ello esta lleno de confusión e indiferencia a causa de años de sometimiento, rechazo y discriminación, seria bueno pensar en los mayahablantes primero como personas con necesidades y luego como personas de estudio.

    • 18 mayo, 2011 en 4:56 +00:00May

      Yo diría que más que hace 500 años, y con la pérdida del lenguaje, se pierde también la identidad del hombre; porque es la lengua la esencia de quienes somos, es decir, nuestro cosmos, nuestra vida, se traduce a partir de nuestros pensamientos delineados por el corazón de las palabras que aprendemos de nuestra cultura, y me corrijo, no se si sea correcto que yo exprese que hoy más que nunca estan siendo amenazadas las lenguas del mundo, pero en general, el movimiento de los indicadores enseña que de forma acelerada como en ningun otro tiempo, las lenguas estan desapareciendo. Y coincido contigo, existe la alternativa de cambiar la historia, al fin y al cabo, la historia de las lenguas es la historia de sus hablantes, por eso más que nunca es necesario unificar nuestros esfuerzos por un objetivo en común, darle fuerza de nuevo a nuestra lengua, al maya… un abrazo a ti y a todos los preocupados y ocupados en el fortalecimiento de nuestra lengua y cultura.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: